fbpx

Share this post

La vuelta al trabajo es un momento estresante para muchas personas. Por eso queremos hablaros de una práctica que cada vez está teniendo más aceptación, incluso en entornos laborales. Se trata del mindfulness.

La palabra inglesa mindfulness significa atención plena o conciencia plena, pero en realidad designa una serie de prácticas y actitudes tomadas de las religiones y filosofías orientales. Vamos a repasar algunos de los pilares del mindfulness: la respiración, la presencia aquí y ahora, la meditación y ciertas actitudes como el agradecimiento… Se trata más de una filosofía de vida que de una técnica antiestrés, aunque muchas personas la usan también de este modo.

En el artículo de hoy os vamos a proponer tres ejercicios de mindfulness muy sencillos para empezar en este mundo.

            La respiración consciente

  1. La respiración consciente es una técnica muy sencilla que puedes usar en un momento de estrés o introducirla en tu rutina diaria varias veces al día.

Cuando sientas agobio, ansiedad o, simplemente, como parte de tu rutina, tómate un momento para respirar de forma consciente. Puedes hacerlo sin levantarte de la silla, en tu puesto de trabajo. Lo primero es aquietar la vista, que es una gran aliada del pensamiento desatado y los estados alterados. Para ello dirigiremos la mirada de forma relajada hacia la punta de nuestra nariz y la mantendremos allí centrada durante todo el ejercicio.

Después, nos enderezaremos en nuestra silla pero de forma cómoda, para permitir que el aire se expanda por nuestros pulmones y mueva incluso nuestro abdomen, lo que se conoce como respiración diafragmática. Entonces, procederemos a hacer una serie de respiraciones, notando como el aire entra y sale de nuestro cuerpo, cómo nos acaricia, su temperatura. Centrando toda nuestra atención en la inspiración y en la expiración mientras se producen. Podemos hacer entre diez y quince respiraciones, aunque también pueden ser menos si no disponemos de más tiempo. Lo importante es mantener la atención en la respiración: inhalamos lentamente, contamos hasta cinco más o menos, y cuando exhalemos, intentaremos hacerlo durar el doble de tiempo que la inhalación.  Además de relajarte esta técnica te trae al momento presente y mejora tu atención.

            Planificar un ejercicio de toma de conciencia diario: cepillarse los dientes

  1. Otro aspecto del mindfulness es la presencia aquí y ahora: se trata de centrarse en el presente, evitando que nuestra mente nos lleve con sus pensamientos incesantes al pasado o al futuro, a lo que debería de haber sido o a lo que pasará mañana. Estar presentes aquí y ahora nos hará disfrutar más de la vida. Y se puede practicar, ¿te animas a intentarlo?

En septiembre de 2016, el prestigioso The New York Times presentaba un ejercicio de presencia consciente a sus lectores, a propuesta de una dentista australiana.

Se trata de cepillarse los dientes de forma consciente, fijándonos en cada una de nuestras acciones como si fuera la primera vez que la hacemos. Desde que colocamos la pasta en el cepillo, pasando por el inicio del cepillado, hasta que nos enjuagamos. Todo ello lo haremos respirando de forma consciente, profunda y suave. Se trata de notar todas las sensaciones que se producen en ese momento: sentir los filamentos sobre los dientes y las encías, notar el frescor de la pasta de dientes, sentir su sabor, el fluir del agua en la boca, el cambio del tacto de los dientes al pasar la lengua antes y después del cepillado.

Al final del cepillado, observaremos nuestros dientes limpios y nuestra boca fresca.

            La meditación no es tan difícil, que no te dé miedo la palabra

  1. Después del ejercicio de respiración consciente y el de toma de conciencia, vamos con otro de los pilares del mindfulness: la meditación. Antes de nada, introduciremos algunos mitos sobre lo que es la meditación:
  • La meditación no es poner la mente en blanco, es algo mucho más asequible, y
  • La meditación no es solo oriental, también en la tradición occidental existen prácticas de meditación
  • Y dicho esto, os dejamos una app para iniciaros, viene de Francia y está teniendo un gran éxito también en nuestro país, se llama Petit Bambou. Ya nos diréis en nuestro perfil de Instagram si os ha gustado o cuáles son vuestros ejercicios de mindfulness.

El agradecimiento también forma parte de la actitud mindfulness, así que, © ¡gracias por leernos! ©