fbpx

Share this post

La llegada de un nuevo miembro a la familia es un momento maravilloso y, a la vez, lleno de incertidumbres. Y es que los bebés dependen de nosotros para todo, en especial, para su cuidado. Entonces surge la pregunta: ¿cuándo debo empezar a cuidar la salud bucodental de mi pequeño?

¿Cuándo y cómo se debe empezar la higiene bucal?

Es común pensar que hasta que no aparecen los dientes, no es necesario prestar atención a la higiene bucal, pero esto no es cierto. La Sociedad Española de Odontopediatría recomienda hacerlo antes de la erupción de los dientes, masajeando las encías con una gasa o paño limpio humedecido con agua.

Una vez vayan apareciendo los primeros dientes de leche, entre los seis meses y los 3 años de edad, habrá que empezar a usar un dedal de silicona o un cepillo para lactantes con un dentífrico fluorado infantil, dos veces al día. En esta primera etapa, será suficiente con una pequeña cantidad de pasta de dientes infantil, el equivalente a un grano de arroz.

Aunque los dos cepillados diarios aconsejados son importantes, la higiene bucodental de antes de ir a la cama es esencial para prevenir la caries y otras dolencias.

Una vez hayan aparecido las muelas de leche, cambiaremos a un cepillo dental acorde a la edad del niño y habrá que empezar a incluir en la rutina el uso de hilo dental, fundamental para retirar los restos de comida y biofilm de entre las zonas de contacto de los molares.

Tan importante es la regularidad en el cuidado, como usar los utensilios y dentífricos adecuados para cada edad.

Prevenir la caries en los dientes de leche

La higiene bucodental infantil de la primera dentición es fundamental, no solo para la salud actual del bebé, sino que puede afectar a la salud de la dentición definitiva, que ya se está formando bajo los dientes de leche.

Por ejemplo, es común pensar que la caries en los dientes de leche no es importante si, a fin de cuentas, esos primeros dientes van a ser sustituidos por otros definitivos. Pero los dientes definitivos se están formando ya debajo de los dientes de leche y pueden verse afectados también.

La mejor forma de prevenir la caries es una correcta rutina de cuidado bucodental. En niños muy pequeños serán los progenitores los que deberán hacer el cepillado, por lo menos durante dos minutos y dos veces al día. Podemos integrarlo en el juego, enseñarles cómo nos cepillamos los mayores y poco a poco irán aprendiendo la técnica e integrando el hábito a través de la imitación, que es la mejor maestra.

También se recomienda una revisión diaria de la dentadura de los pequeños, atendiendo en especial a posibles cambios de color, que podrían ser un indicador de caries incipientes.

Y, por último, no nos olvidemos de programar una primera visita al odontopediatra antes de que el bebé cumpla el primer año de vida y a partir de entonces realizar mínimo una revisión anual para mantener su boca cuidada. La visita a un profesional cualificado nos ayudará a aprender las técnicas correctas de higiene bucodental infantil y a prevenir las complicaciones futuras.

Productos

Lacer Natur

Artículos relacionados